Noticias del medio rural


Al borde de la quiebra

Autor: Julio Jiménez Mendoza
Fuente: Diario PorEsto!
05/01/2009

PROGRESO, Yucatán, 4 de enero.- Estamos al borde de la quiebra y eso va a ocurrir si no nos inyectan recursos, porque las embarcaciones se han paralizado desde la última jornada del pulpo, afectando a más de 7 mil pescadores que no tienen empleo, declaró el empresario pesquero, integrante de la Canainpesca, perteneciente a la vieja guardia y socio mayoritario de la empresa Conyuc, Pascual Pech López.

Agregó el entrevistado que la situación, ya de por sí grave por la falta de captura, se agrava más no sólo por la ausencia de apoyos del gobierno federal, sino por el enorme sangrado que nos hace a través de los más de treinta aumentos al combustible, a las tarifas eléctricas, en los impuestos y el seguro social.

Entrevistado esta tarde, dijo que tiene 40 años de incursionar en la industria pesquera y los tiempos han cambiado notoriamente. Las autoridades federales, en lugar de apoyar a los empresarios pesqueros, que somos los que generamos empleos al país, se nos atosiga con el pago de impuestos e incrementos a los impuestos de parte de hacienda, pagos elevados al IMSS, combustible caro por los gasolinazos e incremento a las tarifas eléctricas, y más de un 30 por ciento en el precio del hielo, víveres y todo lo que empleamos para despachar una embarcación, por lo que sacamos costos y más nos vale tener la embarcación amarrada que sacarla a pescar, porque en este caso, solamente genera pérdidas para los empresarios pesqueros.

Yucatán fue el primer puerto que inició el paro pesquero que convocara la Canaimpesca a nivel nacional, como lo anunciara oportunamente zdesde que comenzaron amarrarse las primeras embarcaciones pesqueras, pues la falta de pulpo fue lo que acabó de golpear la deteriorada economía que nos agobiaba desde tiempo atrás.

- La pesca ha cambiado en muchos aspectos; aún recuerdo hace 30 años cuando el pescado comenzó a mandarse a México por carretera, después por barco a Estados Unidos y ahora hasta en avión.

- Se dice fácil, pero este proceso de transformación significa muchos años de esfuerzo para los empresarios de la vieja guardia.

- Porque tenemos que cumplir con diversas normas sanitarias hacendarias y de pagos de servicio, como son las alzas indiscriminadas de la energía eléctrica que tanto daño hacen a los empresarios pesqueros, así como normas sanitarias para que el producto tenga cabida en el mercado internacional.

- Sin embargo el gobierno federal, que es el que tiene el recurso, no nos apoya con nada; aún recuerdo cuando los campesinos llegaron al mar con el programa que implementara don Víctor Cervera Pacheco. Pensábamos que el mar era una fuente de recursos que nunca se agotaría.

- Pero en este momento la pesca ha mermado grandemente. Hace una década los pesqueros llegaban con 5 a 7 toneladas de mero, ahora apenas traen 2.5 toneladas; entonces significa que estamos acabando con la especie.

- Así como el gobierno federal está acabando con nosotros, en forma lenta, pero lastimera, no podríamos hablar de pérdidas porque la pesca últimamente ha estado pésima y nos afecta a todos, desde el pescador hasta el empresario.

- En mi caso inicié como pescador en este giro, y veo a todos los hombres de mar como una gran familia a la cual no se le puede desamparar, porque yo viví lo que éstos viven y sé qué es mantener a una familia con el recurso de tu pesca.

Al hablar del retiro voluntario de embarcaciones, dijo que habría que analizarlo muy bien, porque si es verdad que darían un millón por embarcación a los que se retiren, es una cantidad que permitirá a las nuevas generaciones de empresarios dar inicio a otras actividades, pero en el caso del pescador, muchos de éstos de los pueblos, que llegaron al acabarse el campo, se quedarían sin empleo, al igual que los empleados que saldrían sobrando de las congeladoras y ven con dificultad el panorama que se avecina en este año 2009.

- Si no tenemos apoyo del gobierno federal estamos acabados, porque este problema en el sector pesquero no es exclusivo de Yucatán, pero se vive en el estado debido a que Progreso es un puerto pesquero por excelencia, y una liquidación al sector pesquero, desencadenaría una serie de problemas sociales porque la pesca, al igual que en otras partes del país, es el motor de la economía de los puertos.

Sobre todo por la sombra del desempleo que no sólo afectará al hombre de mar, sino también a todos los que viven derivados de la actividad.

Liga de la noticia:
http://www.poresto.net/ciudad/14480-estamos-al-borde-de-la-quiebra